Las personas toxicas son aquellas personas de tu alrededor que te dominan y controlan, y hacen caso omiso de tus necesidades y sentimientos. Se centran en sí mismos y no parecen estar interesados en ti en absoluto. Parecen ver a otras personas como herramientas en vez de seres integrales y autónomos.

260168_10151192185226492_80641269_n
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • Gmail
  • LinkedIn

Celosos, paranoicos, infantiles, egoístas y, en definitiva, asfixiantes. Las denominadas personalidades tóxicas son muchas y variadas, pero todas coinciden en que no aportan nada positivo a una relación, ya sea sentimental, de amistad, laboral o, incluso, familiar. Más bien, destruyen cualquier intento de crear vínculos sanos y mínimamente cordiales. Suelen traer consigo los malos rollos, todo les molesta, terminan por absorberte psíquicamente porque te requieren sólo para ellos, vacían tu cartera, no paran de pedir y, principalmente, te manipulan.

Lo más peligroso de estas personas, como advierte el psicólogo Albert J. Bernstein, autor de Vampiros emocionales (Edaf), es que nos roban la energía y apenas nos dejan respirar sin que ni siquiera nos demos cuenta. Y es que son expertos en entablar relaciones hiperabsorbentes y maestros del arte de intoxicar, como su propio nombre indica. Por tanto, no es fácil identificarlos a primera vista, y muchas veces no reparamos en su personalidad hasta que comprobamos que después de estar con ellos siempre se repiten las mismas sensaciones negativas: agotamiento, frustración, estrés o alivio por estar solos.

hqdefault
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • Gmail
  • LinkedIn

Las personas toxicas se ciegan en gente con baja autoestima. Ante esta situación emocional, es muy complicado que te preguntes si esa persona es tóxica o si debes alejarte de ella, e incluso te haga que te preguntes que hiciste mal para hacerla enfadar.

Es una situación ideal para la persona tóxica. Ellos no se preocupan por la rotura de tu relación, o tus sentimientos: ellos inflan su ego con tu autoestima.

¿Qué he hecho mal? Te vas a preguntar. Bueno, de acuerdo a las personas tóxicas en tu  vida, no vales nada. Todo lo que esta mal, es por tu culpa. Adoptas esa visión tan completamente que ni siquiera te das cuenta de que la voz de auto-evaluar en tu cabeza no la escuchas.

Situaciones emocionales como la depresión o la ansiedad, suelen a veces aparecer por tener personas tóxicas a tu alrededor, bien tu pareja, familia, amigas/os o compañeros de trabajo.

Algunos de los rasgos que comparten aquellos llamados vampiros emocionales son:

  • Tienen una gran capacidad psicológica, adivinan los temores y fantasmas de sus presas para saber cómo seducir a sus víctimas. Primero nos hacen creer que, con ellos, todo es posible, para luego manipularnos a su antojo. Como buenos manipuladores que son, saben adaptar su comportamiento, pero también sus principios y valores, en función de sus víctimas.
  • Saben darle la vuelta a una situación con mucha habilidad, llegando a presentarse como víctimas cuando en realidad son verdugos. Se trata de una falsa victimización, con el objetivo de seducir y limpiar el terreno para servirse de los demás cuando lo necesiten.
  • Son expertos en deformar la realidad mediante las mentiras parciales y el juego del doble lenguaje, puesto que controlar el discurso es una forma de controlar el pensamiento. Pueden mezclar insultos y halagos amables en la misma frase sin apenas inmutarse.
  • Son como depredadores, vampiros que no respetan la autonomía de los demás y les imponen sus propios criterios. Si al estar con ellos, una y otra vez nos sentimos cansados mentalmente, entonces debemos tomar nota porque es una alarma de que estamos siendo intoxicados.

 

maxresdefault
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • Gmail
  • LinkedIn

Aunque resulte difícil, ante una situación así, si te sientes idenfitificado/a con las situaciones que describimos en estas lineas lo que debes hacer es huir, corre lejos de esa relación que no te aportará nada en la vida, porque no hay peor dicho en el refranero que el de “Quién bien te quiere, te hará sufrir”, NO. Quién bien te quiere te hará reir

Pin It on Pinterest