La felicidad se define como el estado de animo que experimentamos cuando experimentamos una situación plenamente satisfactoria. Asimismo, este estado ideal no solo aparece en situaciones concretas; amar lo que hacemos, disfrutar de nuestra familia y amigos o actuar de acuerdo a lo que sentimos también forman parte de nuestra felicidad.

Algunas veces nos montamos en una rueda de hámster y comenzamos a caminar y caminar, solo bajo la inercia de la rueda, y eso que gira es nuestro tiempo y por ende, nuestra vida. Vivir bajo la fuerza inercia, no nos permite conectarnos, conocernos, disfrutar… Si en algún momento nos bajamos de esa rueda podremos ver atrás días idénticos entre sí, sin motivo ni razón, días sin emociones agradables, sin cambios y sin crecimientos importantes.

Experiencia felicidad
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • Gmail
  • LinkedIn

La experiencia de la vida nos da un número infinito de posibilidades, para crecer, para relacionarnos, para ser exitosos, para marcar la diferencia, para hacer de este mundo uno mejor. Debemos invertir nuestro tiempo, que es nuestro recurso más preciado, en cosas que nos hagan vibrar, que nos hagan sonreír el alma, que nos llenen de recuerdos que podamos utilizar para recrear una vida plena, que al voltear atrás digamos: Oh sí! Ésta ha sido mi vida y ha sido espectacular!

 

 

“Cuando tenía 17, leí una frase que iba más o menos así: ‘si vives cada día como si fuera el último de tu vida, algún día estarás en lo cierto’. Me impresionó mucho, y desde entonces, los últimos 33 años, cada mañana me veo en el espejo y me pregunto: ‘si hoy fuera el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?’ Y cuando la respuesta ha sido ‘No’ por varios días consecutivos, sé que hay algo que tengo que cambiar.” Steve Jobs

Lo que Steve Jobs quiso decir con este poderoso mensaje es que debemos reflexionar diariamente sobre en que momento nos encontramos de nuestra vida, y si estamos donde realmente queremos estar. Generalmente cuando nos sentimos satisfechos, plenos, felices, nos gusta lo que hacemos, estamos rodeados de personas que nos suman, ni siquiera se nos cruza por la mente realizar revisión alguna.

Padre hijo
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • Gmail
  • LinkedIn

El problema se presenta cuando estamos decaídos, insatisfechos, desconectados totalmente con nuestro bienestar. A veces estamos tan sumergidos en la rutina, en la apatía, que ni siquiera se nos cruza por la mente cuestionar nuestros días y es allí donde la vida se nos diluye, se nos va, desgastándonos en personas y cosas que no valen la pena ni el tiempo. ¿Estás malgastando tu vida?

Pregúntate alguna de estas cosas y tus respuestas serán la llave de la puerta que aún no ves:

  • ¿A qué le dedicas la mayor parte de tu tiempo?
  • ¿Eres bueno en lo que haces?
  • ¿Podrías ser mejor en otras cosas?
  • ¿Lo que haces para ganarte la vida, lo podrías hacer sin que te remuneraran?
  • ¿Con qué frecuencia compartes tiempo de calidad con las personas que quieres?
  • ¿Tienes una lista de sueños o cosas que te gustaría hacer que no le has marcado ningún check?
  • ¿Las personas importantes para ti colaboran en tu bienestar?
  • ¿Con qué frecuencia realizas actividades que te gustan, por ejemplo: leer un libro, ir al cine, hacer ejercicio, escalar una montaña, bailar una canción de tu agrado, comer en familia?
  • ¿Tus pensamientos son positivos? ¿Tu mente trabaja en contra con pensamientos negativos?
  • Lo que piensas, ¿lo que dices? Lo que haces, ¿va acorde con lo que piensas y sientes?
  • ¿Con qué frecuencia tomas un momento solo para ti?

Si al revisar tu vida, no te reconoces, cambia, toma acciones, no te pierdas esta experiencia, quizás tengamos más de una, pero ¿por qué desperdiciar ésta?

Pin It on Pinterest