No importa cuántas veces caigas, levántate una vez más

No importa cuántas veces caigas, levántate una vez más

Aquí estamos una otra vez, atravesando una situación que demanda de nuestro ser tanta energía, que nos debilita, que nos cuestiona, que nos frustra y hasta nos imposibilita. Una de tantas batallas que nos toca librar en este camino de la vida, cargado de altos y bajos, experiencias que muchas veces no entendemos por qué nos ocurren y se roban tanto de nuestro ser… se roban nuestra sonrisa, nuestro ánimo, nuestro interés… y si les damos más poder producen cambios negativos irreversibles.

Es “normal” que algunas veces las cosas no generen el resultado que deseamos, que el camino se nos cierre de forma hermética, que tengamos trabas para alcanzar un objetivo, que sucumbamos momentáneamente ante nuestros dilemas… Pero es estrictamente necesario levantarnos de esa situación, elevarnos sobre el mal que nos aqueja y no dejarnos vencer.

No importa la situación que enfrentemos, como bien dicen: “si tiene solución, por qué lloras? Si no tiene solución, por qué lloras? Nada debe ocupar nuestra mente de forma tal que nuestro ser se desconecte y no logremos reconocer nuestro valor, nuestra esencia, nuestra fortaleza y nuestra resistencia.

Lo que ahoga a alguien no es caerse al río,
sino mantenerse sumergido en él. ―Paulo Coelho

Todo nos ocurre por una causa que quizás nos cueste trabajo ver y entender. Muchas veces nuestra cabeza está llena de planes que para nosotros son perfectos, porque nos limitamos a lo que conocemos y al aferrarnos a ideas y creencias limitamos nuestras experiencias. No te aferres de forma irracional a lo que crees que está bien, abre tu mente y tu corazón a vivir experiencias cargadas de toda la perfección con la que has sido creado, conéctate a lo positivo, a lo que te nutre, estando en resonancia con la vibración de la vida misma, encontrarás el impulso interior que te ayudará a levantarte.

Tu valor es único, tus destrezas son únicas, eres un ser perfecto tal y como eres, tienes el coraje necesario para vencerlo todo, tienes la fuerza necesaria para crear la vida que mereces. Solo reconoce en tu ser ese poder, no tienes que buscarlo, está allí, en ti. Solo tienes que conectarte con él. Confía en ti para levantarte, alimentar tu lado espiritual te ayudará a tomar fuerzas para continuar fortalecido.

Ciertamente, la vida puede tornarse difícil, podemos pasar por momentos complicados, pérdidas de seres que queremos, podemos sufrir traiciones de quienes amamos, podemos perder nuestro empleo, pelear con algún familiar, vivir en un país complicado… Pero eso no puede quitarle la belleza a la experiencia de vida, eso no debe oscurecer el cristal que nos ponemos para ver nuestro mundo y sus maravillas, eso no debe hacernos desagradecidos de todas las bendiciones que tenemos… Por el contrario, todas esas experiencias y la forma cómo las afrontamos nos marcan, nos definen, nos hacen crecer, aprender… Está en nosotros decidir si hacemos una escalera o si hacemos un hoyo.

La gloria no consiste en no caer nunca, sino más bien en levantarse las veces que sea necesario.
―Mario Benedetti

Aprende a perdonar y siéntete bien contigo mismo

Aprende a perdonar y siéntete bien contigo mismo

El perdón es uno de los actos más liberadores que existen. Con él nos deshacemos esa pesada carga que es el rencor, lo cual nos genera sufrimiento, angustia, rabia y odio. Estas emociones y sentimientos negativos no hacen más que dañarnos a nosotros mismos, ya que nos corroen por dentro, quitando espacio a pensamientos positivos y alegres. Mientras la bola de odio y rabia hacia otra persona se alimente, se mantiene y crece en nosotros, la otra persona probablemente esté en profundo desconocimiento.

Aquel que no puede perdonar a otro, destruye el puente sobre el cual debe pasar él mismo.   George Herbert

Cuando llevamos a cabo el perdón, queda espacio para pensar y sentir cosas diferentes, cosas positivas, enriquecedoras, aunque bien podríamos perdonar algo y engancharnos con otra cosa que igualmente nos reste, pero no es lo usual. Una vez que experimentamos la ligereza con la que andamos cuando de corazón hemos perdonado, es menos probable que caigamos otra vez en las trampas del rencor.

Perdonar no significa dejar de tener razones para sentirte herido, aceptar o justificar las acciones del otro. Perdonar significa eliminar de nuestro interior el sentimiento de rencor por actos que forman parte del pasado y que ya no se podrán remediar. El perdón es la manera de aceptar aquello que paso, mirando hacia el futuro, un futuro más positivo.

Este acto de liberación no es tan fácil como parece, es un camino costoso de aceptación y madurez. Existen varios caminos que nos llevan al perdón, veamos algunos de ellos.

Camino del perdón a través del amor.

 

Éste es el camino más sencillo, el que llevamos a cabo sin mucho tormento previo, es el que se basa en el amor incondicional, es el perdón que se otorga antes de necesitarse, es el que da una madre a un hijo por ejemplo.

perdón amor

Camino del perdón a través de la empatía.

Consiste en perdonar utilizando el recurso de ponerse en la situación del otro, cómo hubiésemos actuado nosotros en una situación similar… Si hay una diferencia sustancial al realizar el intercambio de roles en relación a cómo hubiésemos actuado nosotros, pues lo mejor será tomar otro camino para llegar a perdonar. Hay que tener en cuenta que cada uno somos de una manera, y estamos condicionados por nuestras circunstancias particulares. No todo el mundo piensa igual que tú, igual que todo tú no piensas igual que todo el mundo. Intenta entender la postura del otro, aunque pienses que no ha sido del todo correcta.

perdón empatía

Camino del perdón a través de la comparación.

Este camino se basa en realizar una escala de valores y plantearse que pudo haber sido peor. Por ejemplo: “Me insultó, pero me pudo haber pegado”, buscamos peores escenarios que el vivido y logramos aligerar la el grado de malestar que le hemos dado a la ofensa, llegando finalmente a perdonar.

perdón pelea

Camino del perdón a través del cansancio.

Este puede ser el camino más largo, porque se llega al perdón cuando ya no podemos más, cuando nos hemos hecho bastante daño y nos hemos cansado de sufrir, o te perdono o me consumo.

perdón

Camino del perdón a través de la espiritualidad.

Este camino es muy positivo, porque requiere un reconocimiento importante de la necesidad de perdonar, en él recurrimos a la fe para que se manifieste en nosotros el don de perdonar, se pueden hacer terapias del perdón, ejercicios de sanación, entre otros. Este es el mejor camino, ya que el acto de perdonar implica sentimientos positivos y beneficiosos para nuestro bienestar personal.

perdón espiritualidad

Camino del perdón a través de la compasión.

Consiste en perdonar teniendo como base evitar o limitar el sufrimiento en el otro. Algo como: “lamento verte sufrir y decido perdonarte”.

perdón compasión

Si no perdonas por amor, perdona al menos por egoísmo, por tu propio bienestar. Dalai Lama

Cualquiera de estos caminos es válido cuando queremos darle tranquilidad a nuestra vida, bien sea perdonando a otro o perdonándonos a nosotros mismos, de esta forma estaremos más cerca del amor, la felicidad y la unión. Sea como sea, no lleves más esa carga. Perdona.

¿Tristeza o depresión?

¿Tristeza o depresión?

Tenemos días malos y días buenos, mesas malos y meses buenos, incluso años malos y años buenos. Cuando son malos normalmente nos sentimos apáticos, tristes, desmotivados, pesimistas… ¿Por que nos sentimos así? ¿Es solo tristeza por un hecho concreto o una mala época? o ¿es algo más serio?

En ocasiones nos es difícil determinar si sufrimos depresión o si, simplemente, nos sentimos tristes. Esto también sucede a la inversa. Quizás estemos sufriendo depresión y nosotros confundamos esto con la tristeza. También es cierto que, en ocasiones, la tristeza pasa a formar parte de un cuadro depresivo. Pero, esto no es algo común, o algo que suceda siempre.

Antes de dar nada por sentado veamos cual es la  diferenciar entre tristeza y depresión. Esto nos ayudará a comprender mejor nuestras emociones y a no confundir lo que sentimos. Porque de la tristeza a la depresión hay todo un mundo de por medio.

¿Qué es la tristeza?

La tristeza es un estado emocional normal que sentimos ocasionalmente a lo largo de nuestra vida. En ocasiones, esta tristeza viene acompañada de llanto. A veces la tristeza es fuente de inspiración para muchos, ya que la capacidad creativa sale a la luz y podemos crear nuestros mejores textos, nuestras más perfectas poesías, nuestros maravillosos cuadros… Es bueno expresar nuestra tristeza y aceptarla, ya sea con el consuelo de nuestros seres más allegados o a través de actividades que nos ayuden a canalizarla y cicatrizar las heridas.

Tristeza melancolía

 

Los motivos por los que puedes sentirte triste pueden variar, dependiendo del momento, de las circunstancias familiares o de cualquier otro tipo de situación. Algunos ejemplos pueden ser:

  • La pérdida de un familiar o de una persona cercana.
  • La decepción con alguien o con uno mismo.
  • Cuando alguien a nuestro alrededor no lo está pasando bien.

Es importante saber que la tristeza es un estado emocional normal, tanto como la alegría. Solamente, esto fluctúa y, como es normal, le damos más importancia al estado emocional negativo. Pero, la tristeza no perdura, es pasajera. De hecho, muchas veces gracias a esta tristeza podemos apreciar mejor los buenos y alegres momentos de nuestra vida.

No hay canciones tristes, solo hay melodías, el que está triste eres tú.

melodías

¿Qué es la depresión?

La depresión es un estado muy diferente al de la tristeza. Es una enfermedad, un trastorno del estado de ánimo, cuyo tiempo de duración puede variar.

Las personas que entran en un cuadro depresivo necesitan ayuda profesional, necesitan acudir a un psicólogo para volver a ser felices, para poder volver a disfrutar de la vida de nuevo.

depresión

 

Para saber si realmente estamos frente a un estado depresivo o una situación simple de tristeza, es importante que conozcamos algunos de los síntomas más característicos de la depresión:

  • Sufres un estado de tristeza la mayor parte del tiempo, todos los días o casi todos los días, durante un periodo de al menos dos semanas.
  • Hay una disminución del interés o de la capacidad de placer por todas o por casi todas las cosas que antes te provocaban placer y te motivaban.
  • Se produce una pérdida de peso inexplicable y también disminuye el apetito. También puede ocurrir todo lo contrario y aumentar el apetito y el peso.
  • El insomnio hace acto de presencia y, contrariamente, se puede producir hipersomnia. Esto último puede cursar con la imposibilidad de levantarse cada día.
  • Aparecen sentimientos de culpa, desazón e ideas racionales día tras día.
  • Hay un aumento de la fatiga, el cansancio y la pérdida de energía diaria.
  • Disminuye la capacidad de concentración, de atención y de decisión.
  • Empiezan a aparecer pensamientos e ideas recurrentes sobre la muerte, así como sobre el suicidio.

Algunos de estos síntomas pueden corresponderse con la emoción de la tristeza, por eso es importante determinar al menos su duración durante al menos dos semanas.

Si a las dos semanas continuamos teniendo estos síntomas y vemos que va a peor, debemos acudir a un especialista sin duda alguna.

Uno no se rompe porque cae, cae porque ya está hecho pedazos.

pedazos

La depresión es un estado en el que muchas veces no sabemos el motivo que nos ha llevado a estar en tal estado de desaliento.Mientras la tristeza es un sentimiento que fluctúa, es decir, podemos sentirnos tristes pero es algo momentáneo; la depresión es algo que una vez caes, necesitas ayuda de un profesional para poder salir.

¿Nuestro consejo? Siempre, pero siempre, acude a un especialista, ¡háblalo! y busca ayuda. No estás solo, aunque creas estarlo. Eso sí, no podrás lidiar con la depresión tú solo, en cambio con la tristeza sí.

Caminos para activar la energía de la prosperidad y la abundancia

Caminos para activar la energía de la prosperidad y la abundancia

Cuando hablamos de prosperidad y abundancia parece que nos estemos refiriendo a la pertenencia de una gran cantidad de cosas materiales y tangibles. No obstante, la prosperidad tiene relación con nuestra calidad de vida, con la mejora de una situación o con el éxito y desarrollo favorable de alguna cosa. Hecho puede ser material, o algo que nos aportará bienes materiales, o inmaterial y que nos aportará valores emocionales. Al igual que la abundancia, que también puede hacer referencia a la alta pertinencia de bienes materiales, o a una gran cantidad de momentos felices en nuestras vidas. A continuación os desvelamos algunos de los caminos para activar las situaciones prosperas de nuestras vidas y generar abundancia de momentos felices. 

 

Ser agradecido

 

Percatarnos de todas las bendiciones que recibimos día a día, de los pequeños detalles, de las ligeras muestras de afecto. Cuando nuestras primeras palabras son de agradecimiento por una nueva oportunidad, activamos la energía de la prosperidad. La gratitud es apreciar la vida como es sin intentar cambiarla. Nuestros pensamientos cuando somos agradecidos se invaden con energía positiva y esa sensación de bienestar nos ayuda a vibrar en concordancia con lo que queremos tener en nuestra vida.

 

GRATITUD

Cuando sientes gratitud el miedo desparece y la abundancia aparece.  Anthony Robbins

Tomar decisiones conscientes

 

La toma de decisiones conscientes nos permite definir y filtrar qué es lo queremos. Ante cada decisión que debamos tomar, podemos preguntarnos si ese pequeño paso a dar nos aleja o nos desvía de nuestro camino. A la larga, ¿será beneficioso para nosotros y para quienes nos rodean?

Confiar en la capacidad ilimitada de proveer del universo

 

Nuestro universo nos da infinitas posibilidades para crear nuestra vida, nuestros pensamientos y acciones son los que determinan qué hacemos con los recursos ilimitados y limitados que poseemos. Cómo canalicemos esas energías depende de nosotros, ya que todos nacemos prósperos y con la capacidad de crear la vida que deseamos.

 

UNIVERSO, PERSONA

El universo quiere darle todo. En el momento que cambia su vibración para la abundancia, el universo comenzara a enviarle personas, situaciones y oportunidades que reflejen su estado interior. 

Peggy McColl

Sentirte uno con el universo

 

Sentirnos parte del universo, sentirnos uno con él, ver en el otro algo diferente como individuo, pero saber que a nivel espiritual todos somos lo mismo. Esto, nos hará tener mayor consciencia de nuestro rol, nos alejará de pensamientos negativos y en consecuencia vibraremos en la frecuencia de lo que queremos en nuestras vidas.

Enfocarte en lo que quieres atraer a tu vida

 

Pensar en las cosas que queremos en nuestras vidas y focalizar nuestros pensamientos  y acciones en lo que deseamos conseguir, no desde la necesidad y la dependencia, sino desde la certeza de que se conseguirá. Nos alienaremos con la prosperidad infinita del universo.

Cuando quieres realmente una cosa, todo el Universo conspira para ayudarte a conseguirla

Paulo Coelho

buddha

Manteniendo una buena actitud, y a través de estos caminos, el universo nos mostrará que es lo que tiene disponible para nosotros. Es necesario usar nuestra capacidad creativa y no pensar que tenemos recursos limitados, sino pensar que todo lo que necesitamos está a nuestro alcance. Sino disponemos de ello, lo creamos. No nos preocupamos (normalmente), porque el aire que respiramos se acabe, porque lo pensamos infinito, sabemos que con solo inhalar nuestra necesidad está cubierta. Igual pasa con todo, piensa que hay suficiente para ti, activa tus energías y consigue lo que quieres en tu vida.

El mundo está lleno de abundancia y oportunidades, pero muchas personas llegan a la fuente de la vida con una cuchara en vez de una pala. Esperan poco y como resultado reciben poco. Ben Sweetland

¿Estás malgastando tu vida?

¿Estás malgastando tu vida?

La felicidad se define como el estado de animo que experimentamos cuando experimentamos una situación plenamente satisfactoria. Asimismo, este estado ideal no solo aparece en situaciones concretas; amar lo que hacemos, disfrutar de nuestra familia y amigos o actuar de acuerdo a lo que sentimos también forman parte de nuestra felicidad.

Algunas veces nos montamos en una rueda de hámster y comenzamos a caminar y caminar, solo bajo la inercia de la rueda, y eso que gira es nuestro tiempo y por ende, nuestra vida. Vivir bajo la fuerza inercia, no nos permite conectarnos, conocernos, disfrutar… Si en algún momento nos bajamos de esa rueda podremos ver atrás días idénticos entre sí, sin motivo ni razón, días sin emociones agradables, sin cambios y sin crecimientos importantes.

Experiencia felicidad

La experiencia de la vida nos da un número infinito de posibilidades, para crecer, para relacionarnos, para ser exitosos, para marcar la diferencia, para hacer de este mundo uno mejor. Debemos invertir nuestro tiempo, que es nuestro recurso más preciado, en cosas que nos hagan vibrar, que nos hagan sonreír el alma, que nos llenen de recuerdos que podamos utilizar para recrear una vida plena, que al voltear atrás digamos: Oh sí! Ésta ha sido mi vida y ha sido espectacular!

 

 

“Cuando tenía 17, leí una frase que iba más o menos así: ‘si vives cada día como si fuera el último de tu vida, algún día estarás en lo cierto’. Me impresionó mucho, y desde entonces, los últimos 33 años, cada mañana me veo en el espejo y me pregunto: ‘si hoy fuera el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?’ Y cuando la respuesta ha sido ‘No’ por varios días consecutivos, sé que hay algo que tengo que cambiar.” Steve Jobs

Lo que Steve Jobs quiso decir con este poderoso mensaje es que debemos reflexionar diariamente sobre en que momento nos encontramos de nuestra vida, y si estamos donde realmente queremos estar. Generalmente cuando nos sentimos satisfechos, plenos, felices, nos gusta lo que hacemos, estamos rodeados de personas que nos suman, ni siquiera se nos cruza por la mente realizar revisión alguna.

Padre hijo

El problema se presenta cuando estamos decaídos, insatisfechos, desconectados totalmente con nuestro bienestar. A veces estamos tan sumergidos en la rutina, en la apatía, que ni siquiera se nos cruza por la mente cuestionar nuestros días y es allí donde la vida se nos diluye, se nos va, desgastándonos en personas y cosas que no valen la pena ni el tiempo. ¿Estás malgastando tu vida?

Pregúntate alguna de estas cosas y tus respuestas serán la llave de la puerta que aún no ves:

  • ¿A qué le dedicas la mayor parte de tu tiempo?
  • ¿Eres bueno en lo que haces?
  • ¿Podrías ser mejor en otras cosas?
  • ¿Lo que haces para ganarte la vida, lo podrías hacer sin que te remuneraran?
  • ¿Con qué frecuencia compartes tiempo de calidad con las personas que quieres?
  • ¿Tienes una lista de sueños o cosas que te gustaría hacer que no le has marcado ningún check?
  • ¿Las personas importantes para ti colaboran en tu bienestar?
  • ¿Con qué frecuencia realizas actividades que te gustan, por ejemplo: leer un libro, ir al cine, hacer ejercicio, escalar una montaña, bailar una canción de tu agrado, comer en familia?
  • ¿Tus pensamientos son positivos? ¿Tu mente trabaja en contra con pensamientos negativos?
  • Lo que piensas, ¿lo que dices? Lo que haces, ¿va acorde con lo que piensas y sientes?
  • ¿Con qué frecuencia tomas un momento solo para ti?

Si al revisar tu vida, no te reconoces, cambia, toma acciones, no te pierdas esta experiencia, quizás tengamos más de una, pero ¿por qué desperdiciar ésta?

Pin It on Pinterest